BIENVENIDOS

Bienvenidos a la página del Departamento de Orientación del I.E.S. Dr. Fernández Santana

LECTURA

“LAS HERRAMIENTAS MÁGICAS”

Decía Benjamín Franklin que las tres cosas más difíciles de esta vida son: guardar un secreto, perdonar a alguien y aprovechar el tiempo.

Y esta última es la que ahora nos interesa. Es muy fácil desaprovechar el tiempo, sobre todo cuando aprovecharlo significa hacer cosas que nos exigen esfuerzo, que nos resultan a veces pesadas y cuando además tenemos otras cosas que hacer que nos resultan más cómodas y atractivas. 

Y este problema puede convertirse en un fracaso; puesto que llega un momento en que necesitamos un tiempo que ya no tenemos. Cualquier tarea, trabajo, acción, técnica necesita tiempo para llevarla a cabo.

Entonces, ya podéis adivinar la primera herramienta mágica para tener éxito y conseguir lo que nos proponemos: aprender a organizar nuestro tiempo. Y esto significa que debemos conseguir tener tiempo para todo, para hacer lo que nos gusta y para hacer lo que debemos, aunque nos suponga un esfuerzo. Es decir, nuestra primera tarea será distribuir nuestro tiempo, y buscar tiempos de descanso, tiempos de estudio, tiempos de distracción y juego, tiempos de familia, tiempos de soledad, tiempos de amistad, etc. Pero tenemos que pensar que los momentos de deberes y estudio deben estar bien determinados y cumplirlos puntualmente, justo porque suelen ser los que nos suponen más esfuerzo y son más difíciles de llevar a cabo.

¿Os habéis parado a pensar alguna vez, cuántas horas de práctica necesita un cirujano para dominar su trabajo? ¿O cuántas horas ha entrenado Rafael Nadal para jugar al tenis como juega? ¿Y un carpintero para hacer bien su trabajo? ¿O cuántas horas de estudio necesita un juez para obtener su puesto de trabajo?

Por poneros un ejemplo, ¿sabéis cuántas horas de práctica, repetición y ensayo se necesitan para empezar a tocar medianamente bien un instrumento musical? Pues escuchad: la guitarra, unas 150 horas, la trompeta, unas 300 horas y el piano, alrededor de 450 horas. Al igual que ningún músico puede llegar a dominar su instrumento sin ensayo o que ningún deportista es capaz de batir marcas sin entrenamiento, ningún estudiante o alumno puede aprender a estudiar y por tanto a tener éxito sin practicar las técnicas y los ejercicios que se enseñan.

Podemos aprender cómo se pueden mejorar las cosas, pero sin hacerlas realmente nunca conseguiremos nuestros objetivos. El mejor profesor del mundo te puede enseñar muchas cosas, pero la práctica, la repetición y el ensayo no dependen de él, dependen de ti. Sólo dependen de ti.

Por lo tanto, la segunda herramienta mágica es la práctica, el entrenamiento. Nada se aprende bien sin repetirlo una y otra vez.

                Como veis, las dos herramientas mágicas las utilizan hasta los magos, puesto que necesitan mucho tiempo y mucha práctica para realizar esos trucos tan geniales. El tiempo y la práctica diaria son dos herramientas que están a nuestro alcance y que nadie puede utilizar por nosotros.